¡Feliz Navidad! Desde El Club del Escenario me gustaría desearos a todos que paséis unas Felices Fiestas pese a los momentos difíciles que, en un momento dado, todos atravesamos, antes o después. Son fechas para rodearnos de seres queridos y arroparnos con el calor familiar aunque, no todos, podamos abrigarnos por igual. Época de reflexión y hacer balance. Por mi parte, sólo puedo agradeceros todo lo que me habéis ido dando día a día desde que abrí este blog. Con esa generosidad y solidaridad que me habéis brindado, todos y cada uno de vosotros, llenaré mi copa estos días y agradeceré en cada sorbo vuestra compañía. Os estoy enormemente agradecida. ¡Salud! 

     Ahora que nos hemos encontrado, espero que juntos sigamos el curso de la vida confluyendo en este inmenso río que nos va empujando hacia la eternidad. El río para mí siempre fue crucial y ha marcado mi vida desde la infancia, así pues, aquí comparto con vosotros este poema de Neruda y os lo acompaño con una de mis cantantes predilectas, Sarah McLachlanPoema y canción titulados “El río” y “River“, respectivamente.

    Que disfrutéis mucho estos días y que el 2016 os llegue lleno de bonitas escenas repletas de arte. Os mando un caluroso abrazo!!!


El río, Pablo Neruda

YO entré en Florencia. Era
de noche. Temblé escuchando
casi dormido lo que el dulce río
me contaba. Yo no sé
lo que dicen los cuadros ni los libros
(no todos los cuadros ni todos los libros,
sólo algunos),
pero sé lo que dicen
todos los ríos.
Tienen el mismo idioma que yo tengo.
En las tierras salvajes
el Orinoco me habla
y entiendo, entiendo
historias que no puedo repetir.
Hay secretos míos
que el río se ha llevado,
y lo que me pidió lo voy cumpliendo
poco a poco en la tierra.
Reconocí en la voz del Arno entonces
viejas palabras que buscaban mi boca,
como el que nunca conoció la miel
y halla que reconoce su delicia.
Así escuché las voces
del río de Florencia,
como si antes de ser me hubieran dicho
lo que ahora escuchaba:
sueños y pasos que me unían
a la voz del río,
seres en movimiento,
golpes de luz en la historia,
tercetos encendidos como lámparas.
El pan y la sangre cantaban
con la voz nocturna del agua.


River, Sarah McLachlan

Imagen de portada diseño de Diana Pallás


 

 

perfil-facebook-logo-elclubdelescenarioYolanda Pérez Marín | El Club del Escenario